domingo, 18 de agosto de 2013

Canción antes de dormir

Estaría mejor acostarme y pensar en todo lo que podría afectarme, mas en el hecho de perseguirme sin parar sobre mi inconsciente que, como de costumbre me haría llegar a donde no quiero mientras duermo. Vuelvo a soñar y no me gusta, no se si es el cansancio la comida, pero son sueños, sumados al cansancio mental del estudio y el encierro, no puedo pensar bien, salgo a caminar por la ciudad, hablo con mis amigos, conmigo, me doy un tiempo para revisar las cosas, acomodar lo que me sofoco en el día, y tirar el resto en medio de las vías asi se lo lleve el próximo tren de la medianoche, me siento mas cansado, y el ejercicio va a ser lo que sigue, tengo treinta cosas para sentirme bien, tres para estar mal, pero eso ya choca con la filantropía que siempre alimento mis instintos, ya no se si me volví intolerante o ahora estoy pensando en mi por veces, patearle el culo a la hipocresía y a la moral ajena con una sinceridad cortante, es tan doloroso como la aguja farmacéutica penetrando delicadamente a través de la piel. Sigo pensando en grande, sigo pensando, sigo pensando en mi y en una canción que no me deja dormir recordando me que todavía soy humano, palabras una sobre otra en mi cabeza, y todavía me parece difícil de concentrarme, sabiendo que de una manera u otra recito una canción de cuna que me mece y me lleva a dormir, en cada suspiro, susurro, o sonido del canto, me trae una voz y calla en el recuerdo, que se asoma al grito desesperado del encuentro con uno mismo que son los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada