martes, 8 de octubre de 2013

Paciencia

¿Qué podría dar por un minuto en que me dejen de importar las cosas que me importan ahora? ¿Que podría dejar de hacer para sentir que el ese deseo, esa ansia incorregible por solo sacar toda esa ira que siento acumulada? ¿Podre recuperar la paciencia alguna vez? ¿Soy paciente? ¿Existe algún limite para la paciencia?

Ya no lo recuerdo, si la paciencia, se construye como muchas cosas de sus cimientos, desde abajo empezando desde lo mas profundo, desde lo mas insignificante a hasta los hechos mas puro,o es una mera suerte otorgada a aquella persona que solo posee un espíritu lo suficientemente resguardado para soportar todo lo necesario a soportar como paciente, si realmente también podría que sea la fantasía de aquellos que solo soportamos y no damos un paso adelante para dar por hecho lo que debería estarlo.

Unos meses atrás me parecía inagotable, una suerte de los hombres, inagotable por demás, compresiva, y ligada al a esperanza, a una idea mayor que las anteriores a la Fe, si a esa pequeña idiotez que muchos consideran, la Fe como paciencia, no como un hecho cristiano, esa falsa esperanza, ese deseo, eso que tildan como "fuente del poder religioso". Ese simple hecho el creer la Fe que tenia me hacia ser paciente, esa idea de creer que tenia el mundo en mis manos, en mi poder que era inalterable, inacabable, en mis decisiones, mis deseos, pasiones, todo. Eso se esfumo y la poca Fe, la poca paciencia quedo allí con todo eso que deje atrás, ¿Como pude haber cambiado tanto? Donde quedaron los deseos, las ganas, las pasiones, ¿porque me sofocan las ideas? El poco tiempo que me di para mi, el poco tiempo que me di de tranquilidad incesante que tanto me molesta se acabo y vuelve con la impaciencia y la intranquilidad, vuelve con el dolor, el deseo de dar un golpe, solo uno.

No se si pierdo mas algo que vale para mi o a mi mismo en esto que me consume.

Una mirada me basta y me sobra, una risa o un gesto no necesito mas, ruego por la puta oportunidad.

Paciencia, conmigo mismo, paciencia hacia los demás, que ausente estas en la bondad de este hombre insensible, que recuerda lo que fue quererse una vez a si mismo, que recuerda lo que era ser amoroso y pasional, que vuelve a serlo por un momento, pero, que la mente condena su interior, intento sonreír pero me cuesta, la impotencia me supera, lo hace la ira mezclada con un sabor amargo, solo busco la medicina justa para mi enfermedad.

Solo quiero Paz y si no la consigo así, deberé buscarla de nuevamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada