lunes, 26 de agosto de 2013

La justicia de la practica al hecho trágico

La base practica de la justicia no se puede desligar de un simple hecho moral, moral totalmente condicionada a las practicas sociales, pero no a la sociedad, si no a un grupo especial, siempre fue así , la dignidad se reserva para los pobres porque la moralidad real carece de valor, para conseguir todo ahí que perderse uno mismo. Que es lo que pueden dar por un cuerpo, una vida, un alma, o cualquier cosa, con tal de mirar a otro lado, la moral ya no es un credo ni un punto de partida para los conocimientos generales y menos para los hechos de acción, quien crea firmemente que la moralidad no es una virtud, que se plantee si el mismo puede atribuírsela a todos los casos, y dirá que la moral, es virtud en cuanto su carencia y no en inmanencia en esperanza de las acciones de los hombres.

Esa idea del papel en blanco que decían los empiristas, donde adquirimos las impresiones que se van escribiendo en nosotros, es un tanto abusiva, los papeles son desechables, son frágiles, y ahí un punto que están tan arruinados que, nosotros lo vemos arruinados, tirarlo y sacar una hoja nueva es fácil. Así nos criaron, así somos, así se maneja el mundo, cuando vamos a dejar de ser hipócritas respecto a la realidad, matar o morir, es la ley que rige ahora ¿Quien pueden decir que la dio vuelta si ni incluso puede perdonarse a uno mismo el equivocarse?

La moral marcada en el alma sin todo el sentido religioso, tiene un valor, darnos cuenta, de que todos valemos algo mas, dejen de lados los dogmas, de lado los prejuicios y miren a su alma, a ustedes a sus pensamientos si lo quieren desde otro punto de vista mas concreto, a su pasado, presente y futuro, experiencias, ese conjunto de cosas con denominación tenía un punto, preocuparnos por nosotros mirando hacia los otros, y volviendo hacia nosotros mismos con esa suerte de realización.

Hoy violaron otra persona cerca de mi facultad, y ahí, hay policías casi a  toda hora, miran para otro lado cuando se lo piden, ¿que valor tuvo esa moral? Primero ante ellos, luego a los otros y de nuevo a ellos ya en el conjunto, la respuesta, la moral invertida, la otra cara de hoy y todos los días, primero yo, luego ellos, pero, nunca yo con ellos en un nosotros. Matar a Dios fue algo necesario, ahora lidiamos con los restos que hay que recoger, todo esto antes de aprender a manejarnos o que alguien se siente donde Dios y nos maneje por nosotros.

Esta ultima lamentablemente, es una encomienda en proceso.
"Que cómodo es no estar emancipado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada